Las Frecuencias Electromagnéticas de los Aceites Esenciales

engelswesen - regenbogenfarben

El mundo físico está compuesto de átomos. Cada átomo en el universo tiene una vibración específica o movimiento periódico. Cada movimiento periódico tiene una frecuencia que puede ser medida en Hertz. Cada elemento en la Tabla Periódica de los Elementos tiene una frecuencia de vibración específica.

La frecuencia de una corriente es medida en Hertz. Un Hertz es una revolución de un punto a otro. Por ejemplo, si dejaras caer una piedra en un charco de agua, la ola que emerge desde que cae la piedra hacia un punto definido y de regreso es considerado una revolución. Una bombilla de luz de 100-Watts que opera a 60 MHz. Quiere decir que parpadea 60 veces por segundo. El voltaje y la frecuencia son importantes para entender la manera en que las células humanas operan.

El voltaje es descrito como el poder de hacer trabajo, mientras que el movimiento de los electrones mide el amperaje. Esto causa que la corriente suba y el poder incremente. Este movimiento de electrones forma una corriente y crea un campo electromagnético.

La enfermedad ocurre cuando las células tienen muy poco voltaje y una frecuencia muy baja.

Nuestros cuerpos están compuestos de trillones de células las cuales son formadas por átomos que vibran a una gran variedad de frecuencias y producen un campo electromagnético que atrae vibraciones específicas definidas por la condición de la célula. Cuando la enfermedad está presente, se puede manifestar como un desequilibrio químico. En general eso quiere decir que un desequilibrio electromagnético ha alterado las frecuencias de vibración específicas de las moléculas, células, tejidos y órganos dentro del cuerpo.

Nuestros órganos han sido creados para apoyarse uno a otro en un ritmo perfecto, pero cuando la enfermedad interrumpe esa armonía, enfermedades tales como el cáncer, ataques de corazón y diabetes son el resultado. Restaurar el cuerpo a su frecuencia original lo vuelve a su balance y restaura su resonancia armónica natural lo cual corrige la corrupción de las células provocada por la enfermedad. Nuestros cuerpo están diseñados para sanar solos y en un forma perpetua a través de las reproducción de células nuevas.

El cuerpo fue creado con trillones de microrganismos diseñados para descomponer el cuerpo después de la muerte. Estos bichos permanecen en estado latente siempre y cuando las frecuencias de las células se mantengan arriba de 52 MHz. Esto requiere los nutrientes adecuados como oxígeno, agua y ejercicio por mencionar algunos.

Si los microrganismos despiertan debido a una disonancia armónica o bajo voltaje, estos sueltan enzimas que disuelven las células para convertirlas en alimento, por ejemplo, la bacteria estreptococo despierta y comienza a comer nuestras anginas. La mayoría de las personas han sido condicionadas a consultar a un médico para que les recete un antibióticos. Desafortunadamente los antibióticos están diseñados para tratar un síntoma al costo de bajar la frecuencia de un organismo, el cual eventualmente produce una enfermedad crónica en el cuerpo.

Cuando sientes que tienes poca energía, te sientes enfermo o tienes un problema físico grave o crónico, la solución es que los electrones lleven voltaje a ese órgano. Una de las maneras más rápidas de lograr esto es a través de inhalar o aplicar los aceites esenciales. Cuando inhalas o aplicas los aceites esenciales, estás limpiando y reprogramando las células para que ésas puedan reparar el cuerpo.

Un campo electromagnético que se encuentre en óptimas condiciones no tendrá problemas de ningún tipo de enfermedad, ya sea algo tan cotidiano como un resfrío, mucho menos una enfermedad crónica o degenerativa.

La frecuencia electromagnética de una persona —medida en MHz— tendría que estar entre los 62 y 68 MHz., para que una persona pueda experimentar el funcionamiento óptimo de todos sus órganos.

Si las células bajan a una frecuencia de 58 MHz —nota que son solo 4 MHz menos— entonces se puede experimentar resfrío o influenza. Infecciones más fuertes, como la Cándida, pueden presentarse en una frecuencia de 55 MHz. El cáncer comienza alrededor de los 42 MHz y la descomposición celular hacia la muerte comienza a 25 MHz.

El cuerpo fue creado con trillones de microrganismos diseñados para descomponer el cuerpo después de la muerte. Estos bichos permanecen en estado latente siempre y cuando las frecuencias de las células se mantengan elevadas. Esto requiere los nutrientes adecuados como oxígeno, agua y ejercicio por nombrar algunos.

Si los microrganismos despiertan debido a una disonancia armónica o bajo voltaje, estos sueltan ezimas que disuelven las células para convertirlas en alimento. Por ejemplo, la bacteria estreptococos despierta y comienza a comer nuestras anginas. La mayoría de las personas han sido condicionadas a consultar a un médico para que les recete un antibiótico.

Desafortunadamente, los antibióticos están diseñados para tratar un síntoma al costo de bajar la frecuencia de un organismo, lo cual eventualmente produce una enfermedad crónica en el cuerpo.

Pensamientos y emociones negativas, reducen drásticamente nuestra frecuencia electromagnética. Un enojo puede reducir nuestra frecuencia restándote 12 MHz en segundos, si esta cifra ya es importante, más lo es saber que podemos tardar días ó semanas en recuperar la frecuencia perdida. Emociones y pensamientos negativos aunados a traumas de la infancia, conflictos no resueltos y patrones de creencia heredados de manera transgeneracional, pueden fácilmente reducir nuestro nivel de frecuencia y crear la enfermedad.

Cuando sientes que tienes poca energía, te sientes enfermo o tienes un problema físico grave o crónico, la solución es que los electrones lleven voltaje a ese órgano. Una de las maneras más rápidas de lograr esto es a través de los aceites esenciales.

Todos los aceites esenciales (certificados puros de nivel terapéutico) tienen una frecuencia electromagnética que regresa al organismo a su estado natural de salud. Pero hay algunos aceites esenciales que realmente cuentan con una frecuencia muy alta y que logran la sanación física y emocional regresando las células y el adn a su estado natural de armonía. Restaurando, activando y reconectando células en todo tu sistema.

Un aceite esencial con la frecuencia electromagnética de un órgano, lo restablecerá a su estado de salud natural.

Un aceite esencial de frecuencia electromagnética elevada, podrá abordar con éxito la enfermedad en casos graves o crónicos como pueden ser el cáncer, alzheimer, enfisema, etc.

Tan solo una gota de aceite esencial tiene la capacidad de comunicarse con los trillones de células que tiene nuestro cuerpo, por lo que basta una pequeña porción, para que las cualidades de la misma, circulen por todo nuestro cuerpo, torrente sanguíneo, células, etc.

Cada órgano puede tener una frecuencia electromagnética determinada:

Las propiedades de los aceites esenciales son únicas por su habilidad de llevar en si cargas eléctricas que pasan a través de la membrana celular, así incrementan sus frecuencias para poder resonar a niveles que previenen y sanan la enfermedad.

Los aceites esenciales tienen frecuencias más altas que cualquier otra sustancia natural conocida por el hombre, crenado un ambiente donde las bacterias, virus, hongos, etc., no pueden existir. Se ha dicho que los aceites esenciales alinean las frecuencias, así balanceando y armonizando los órganos del cuerpo.

Al aplicar el aceite esencial al cuerpo humano con una frecuencia en particular, la alta frecuencia del aceite elevará la calidad vibratoria de ese individuo. Si algunos aceites son mezclados, cada uno teniendo una frecuencia diferente de MHz, el resultado será una nueva frecuencia que puede ser más alta o baja, según el promedio final de la suma total de los MHz de todas las esencias que componen la fórmula.

Cuando los aceites esenciales son aplicados a través del masaje, entonces son absorbidos en el torrente sanguíneo a segundos de la aplicación y permanecen en un cuerpo sano hasta 8 horas. El agregarle calor al sitio de la aplicación produce penetración más rápida y resultados.